martes, 30 de diciembre de 2014

Adoración de los Pastores (I) - GALERÍA: Adoración de los Pastores, 1300-1500





Reflexiones acerca de
la Adoración en los Pastores y los Magos

.....En contraposición y complementariedad a la Adoración de los Magos, es la de los Pastores —y representa— la inclusión de los humildes, de la gente llana, campesina, apacentadora de ganado, en los misterios que forjan y rodean la figura de Jesús de Nazareth. Los ángeles se aparecen a los pastores para anunciarles la buena nueva; a los Magos será la presencia de la estrella y la interpretación de la voz de los profetas, el modo en que Dios se dirija a ellos. Al pueblo llano mediante el prodigio y el mensaje directo; a los sabios, mediante las señales del cielo y las de la tierra — en forma de mensajes codificados, emitidos por los heraldos de ese mismo Dios en épocas pretéritas, a modo de compromiso divino. El uno —el pueblo llano— desconocedor de los misterios del universo, sólo posee su credulidad en lo que ve, en lo que experimenta y en lo que anhela para erigir sobre ello el virtual edificio de la fe; los otros —cuantos en el mundo sabios son, adoradores de la Ciencia— basan sus creencias en su razón, su inteligencia e infinita curiosidad. Si los Magos creen en las señales anunciadoras de soluciones salvíficas es porque son sabedores que el mundo necesita, no ya parusías, sino el advenimiento de quien pueda aportar soluciones aquí y ahora, no en un hipotético final de los tiempos. Al hombre de ciencia, incluso al hombre de ciencia arcaico, le cuesta creer en los prodigio. Para él todo tiene una explicación científica, y si él no la encuentra no necesariamente ha de creer en un Hacedor que la explique; simplemente carece de los medios técnicos para descubrirla. El pastor, en cambio, es dado a creer en los prodigios, los necesita; para él la vida se haría irrespirable sin su posibilidad. No es gratuito que una gran proporción de quienes dicen haber tenido visiones de apariciones divinas (sobre todo de la Virgen), pertenecen a este estrato más humilde de la sociedad: la más proclive a creer en ellas.

.....Son excepcionales los casos de hombres (o mujeres) de ciencia que las hayan tenido. El caso de Swedenborg es paradigmático. ¿Y cuál fue el resultado? que el mundo científico, con Kant a la cabeza, lo dio la espalda. Lo tachó de loco o alucinado (si es que hay alguna diferencia), lo arrojó del ámbito de la ciencia para ubicarlo en el de las mancias y lo visionario.
.....El Maestro Eckhart fue un pseudo hombre de ciencia, pues que era la suya una dedicación a la ciencia de las letras y la filosofía, menos práctica que la física, la química (alquimia), las matemáticas o la astronomía. Su mundo, menos dotado de fantasía que el de Swedenborg, rezumaba un misticismo que bebía directamente en el espíritu de la letra y se nutría de una fe sincrética, participante de la fe cristiana, por un lado, y de la creencia en la divinidad del hombre, por el otro (peligroso era, en aquel tiempo, reclamarse equidistante entre una y otra fe, o timorato a la hora de abrazar la única fe que podía librar del potro de tortura o de la hoguera).
.....El caso de Spinoza, de un raro misticismo humano y naturalista, más que divino, que lo llevó a recrear en su Etica demostrada según el orden geométrico la existencia de lo que es en base a un desarrollo lógico que poco lugar dejaba al prodigio. Su epígono, Wittgenstein, al menos dejó una puerta abierta: de lo que no se puede hablar, mejor es callarse. Pero hete aquí que ha de venir el poeta a poner voz a la posibilidad inefable, a la especulación gratuita, al prodigio hilvanado a las palabras.
.....Estos cuatro eximios representantes de la Ciencia (no más sea de la menos científica de todas, la de las palabras, si exceptuamos el prodigioso caso del primer Swedenborg, empírico a más no poder), son ejemplos y modelos de Magos modernos: su creencia es en el hombre, y sólo desde él y en él contemplan la divinidad. Pueden acogerse a una fe oficial por no desairar al común, por no colocarse fuera de la ley (...arbitrariamente divina que unos hombre promulgaron y otros hombres sancionan —a veces con gravámenes contradictoriamente crueles). Pueden ser, por tanto, susceptibles de creer en estrellas viajeras y en augurios de profetas interesadamente interpretados, cuando así se necesite para corroborar o apuntalar su endeble edificio hecho de imperfecta (pero perfectible) ciencia.

.....A los pastores les resulta necesario y, por ello, fácil creer en ángeles. Esa casta de hombres y mujeres sujetos al albur de lo natural y las misteriosas fuerzas que en ello pujan de continuo, precisan creer que existe la posibilidad de unos seres, en casi todo semejantes a ellos, liberados de la servidumbre de ese sometimiento al misterio naturalis. Y así los pueden imaginar flotando alevemente en el aire, sin agitar apenas unas inmateriales alas semejantes a las de un águila o una paloma. Son la sublimación de su más excelso anhelo, son lo que ellos no pueden ser, son seres forjados en atanores de imaginación. Y el pastor cree, con la misma facilidad y ausencia de contradicción, en la presencia de ángeles como en la del granizo en mayo.
.....Para el pastor todo es posible, mientras se dé en las coordenadas que él domina: las de la presencia, la voz directa, la forma reconocible, la de los sentimientos y las emociones ligadas a las cosas mundanas... aunque no más sea para imaginarles un destino más allá de lo necesario. Un destino que le estará esperando a él —al humilde pastor— cuando su paso por este valle de lágrimas toque a su fin. En resumidas cuentas, lo que el pastor hace es cubrirse las espaldas (por eso le es tan fácil aceptar una fe que ponga su objetivo en un más allá paradisíaco): creer en lo que desea creer, en defensa propia. Sus privaciones, sus esfuerzos, su denodado, y tan frecuentemente burlado, trabajo en pos de una vida mejor... todo eso se acabará el día que muera, pero no porque ya, por fin, desaparezca, sino porque a partir de ese día vivirá en el seno de la divinidad —ajena al dolor y el sufrimiento— que él ha imaginado.
.....El pastor cuando adora al Niño, está adorando a su propia salvación, a la posibilidad de un resarcimiento en otra vida; vida que será propiciada y proporcionada por su misma creación, por su misma fe, por su necesidad de creer en ella. Es por eso que esa Adoración está impregnada y perfundida de materialismo gozoso: canciones jubilosas, alegría, baile, buena comida y mejor bebida, exaltación de los buenos sentimientos y las mejores intenciones: bacanal del buenismo elevado a la enésima potencia. Posibilidad, nada más que posibilidad.

-o-o-

GALERÍA

ADORACIÓN DE LOS PASTORES

1
.
1300's - 1400's

Giotto di Bondoni, 1304-1306
.
Pietro Lorenzetti, 1315-29
.
Bartolo di Fredi, 1374
.
Bartolo di Fredi, 1374
.
Bicci di Lorenzo (1373-1452)
.
Mariotto di Nardi, before 1424
.
Robert Campin, (Maestro di Flemalle), c 1425
.
Pietro di Giovanni d'Ambrogio, 1445
.
Retablo de Peralta de la Sal, de Jaume Ferrer II y Pedro García de Benavarre, ca. 1450.
.
Andrea Mantegna, 1451-53
.
Andrea Mantegna, 1451-53
.
Unknown Master, german, 1470-80
.
Hugo Van der Goes, 1476-79
.
Hugo Van der Goes, 1476-79
.
Hugo Van der Goes, 1480
.
Martin Shongauer, 1480
.
Carlo Crivelli, 1480
.
Carlo Crivelli, 1480
.
Amico Aspertini, 1496
.
Amico Aspertini (1474-1552)
.
Giovanni Battista Cavalletto (attributed) (1482-1523)
.
Domenico Ghirlandaio, 1483-85
.
Domenico Ghirlandaio, 1492
.
Michele Ciampanti, 1490's
.
Luca Signorelli, 1496
.
Pietro Perugino, 1497-1500
.
Master of the Virgo in Virgines, c 1500
.

1500's


Pinturicchio, 1501
.
Pinturicchio, 1501
.
...
Pinturicchio, 1501 (details)
.
Giovanni Agostino da Lodi, 1505
.
Michelangelo di Pietro Membrini, 1505
.
Giorgione, 1505-10
.
Giorgione, 1505-10
.
Pietro Perugino, 1506-07
.
Pietro Perugino, 1506-1510
.
Cima da Corneggiqano, 1509-10
.
Cima da Corneggiano, 1509-10
.
Tiziano, c 1510
.
Ridolfo Ghirlandaio, 1510
.
Lorenzo di Credi, 1510
.
Hans Leonhard Schaufelein, 1510
.
Marcantonio Raimondi, 1515
.
Amico Aspertini, 1515
.
Amico Aspertini, 1515
.
Amico Aspertini, 1515
.
Benvenuto Tisi (Garofalo), 1500-1524
.
Francesco Vezellio, 1519-26
.
Vincenzo Catena, 1520
.
Vincenzo Catena, 1520
.
Tommaso di Stefano Lunetti, 1520's
.
Parmigianino, 1521
.
Ludovico Mazzolino, 1520-24
.
Bonifacio di Pitali, 1523
.
Palma Vecchio, 1523-25
.
Bonifacio Veronese, 1523-25
.
Antonio Allegri detto Il Correggio, 1522-1530
.
Antonio Allegri detto Il Correggio, 1522-1530
.
Jean de Gourmont, 1525
.
Pieter Coecke van Aelst, 1525-50
.
Bramantino, 1500-35
.
Rodrigo de Osona El Joven, 1530
.
Giovanni Gerolamo Savoldo, 1530
.
Lombard Lambert, 1532-33
.
Polidoro da Caravaggio 1533
.
Gaudencio Ferrari, 1533
.
Lorenzo Lotto, 1534
.
Lorenzo Lotto, 1534
..
Giulio Romano, 1535
.
Giulio Romano, 1535
.
Agnolo Bronzino, 1535-40
.
Giovanni Girolamo Savoldo, 1540
.
Giovanni Girolamo Savoldo, 1540
.
Pieter Coecke van Elst, 1540
.
Gregorio Lopes, 1544
.
Giulio Clovio (Farnese Hours), 1546
.
Simon de Chalons, 1548
.
Pellegrino Tibaldi, 1549
.
Luca Cambiaso, 1550
.
Vasari, 1554
.
Jacopo Bassano, 1544-45
.
Jacopo Bassano, 1550
.
Jacopo da Ponte (Bassano), 1553-54
.
Jacopo Bassano, 1590-91
.
Paolo Veronese, 1558
.
Paolo Veronese, 1558
.
Paolo Veronese, 1557
.
Francisco de campos, 1550-60
.
Anthonie Bockland, 1560-72
.
Lucas Cranach the Younger, 1564
.
Dirck Barendsz, 1565
.
El Greco, 1570-72
.
Luis de Morales, 1570-75
.
Pieter Pourbus, 1574
.
Tintoretto, 1578-81
.
Giovanni Battista Trotti (detto Malosso), 1580
.
Paolo Veronese, 1582-83
.
Roland de Mois, 1585
.
Giovanni Battista Crespi, 1590-1600 (2)
.
Francesco Bassano (attr.), 1562
.
Camilo Procaccini, 1596
.
El Greco, 1596-1600
.
Joachim Wtewael, 1598
.
Joachim Wtewael, 1598
.
Joachim Wtewael, n.d.
.
Cigoli (Ludovico Cardi), 1599
.
Leandro Bassano, 1575-1622
.
Prospero Fontana, 1512-1597
.
Moretto da Brescia, 1498-1554
.
Pieter Aertsen, 1508-1575
.
Francesco Salviatti, 1510-1563
.
Paolo di San Leocadio, s XVI
.
Flemische Meister, 16th century
.
Circle of Annibale Carracci, 16th-17th century
. 
-o-o-o-