sábado, 25 de marzo de 2017

Caravaggio y los caravaggistas (XV). España (1). Francisco de Zurbarán: el Caravaggio español (1) - GALERÍA: Zurbarán (1)





Presentación

.....Caravaggio tardó en llegar a España, y cuando lo hizo —a partir del segundo tercio del siglo XVII— fue de una manera muy matizada por el estado espiritual y emocional del país: aquí la Contrarreforma católica se alió con la austeridad y severidad de una corte venida a menos y de un clero venido a más, aupado por un fundamentalismo religioso vuelto hacia sí mismo pero que no dejó de dominar la escena cultural y social. El Imperio decaía a pasos agigantadas, las veleidades humanistas (¿?) de Felipe II y Felipe III dieron paso, ya con Felipe IV, a una contención en lo artístico que en muchas ocasiones bordeó la censura. Las innovaciones estilísticas venidas de tierras italianas fueron tan discretas como escasas. Con Ribera ejerciendo su ministerio en y desde el Reino de Nápoles (menos encorsetado artísticamente), a los pintores españoles, salvo excelsas excepciones como Velázquez, o después Murillo, no les quedó otra que medrar al rebufo de lo que desde Italia o Flandes llegaba a cuenta gotas.

.....Antes de que Velázquez visitara a Ribera en la ciudad partenopea, un Zurbarán ya en su apogeo llevaba años ejerciendo su magisterio de pintor caravaggista sin haber realizado ningún viaje a Italia. Primero como pintor extremeño afincado en Llerena, después como pintor ya sevillano de hecho. Para su adscripción al caravaggismo (hay quien lo ha descrito como el Caravaggio español), el austero Francisco de Zurbarán y Márquez (aunque él eligió como segundo apellido el segundo de su padre, Salazar, en vez de el primero de su madre) no hizo sino obedecer a su instinto, a su ascético espíritu, a su pietismo y a su rigor estético: el claroscuro, el naturalismo, la expresión desnuda, la presentación-sin-representación del alma de las figuras (fueren humanas o cosas), la utilización sabia del color y un don especial para captar y plasmar la expresividad del diseño de ropajes, gestos y actitudes. Sin el poderoso dibujo que caracterizara tanto al maestro florentino como al setavense, pero con mayor sensibilidad en su trazo, Zurbarán lo fió todo a la luz y al color, a la sensibilidad para empatizar de forma intimista con los protagonistas de sus cuadros y, sobre todo, con el gusto de sus eclesiásticos mecenas.

.....Zurbarán es el gran pintor español del estamento monacal, sí, pero no sólo: sus Inmaculadas, sus ángeles y arcángeles, sus series sobre santas (verdadero muestrario de moda por sus atuendos: fuentes de inspiración, trescientos años después, para los gurús de la alta costura como Balenciaga), su tierno enfoque de la infancia o su imaginación a la hora de representar a sus personajes caracterizados por su puesta en escena (vestuario, complementos, simbología), nos muestran a un pintor original, más complejo que aquel que se ha creado bajo el grave estereotipo de pintor eminentemente religioso, de frailes ascéticos y devotos.
.....Es cierto que no destacó por la excelencia de su dibujo, sobre todo en lo tocante a la figura desnuda humana, y sus composiciones, si en ocasiones de estructura compleja, son con frecuencia simples por mor de un esquematismo realista, careciendo muchas veces de compensación. En esto, Zurbarán muestra un naturalismo aún más acusado que el de sus maestros (se trate de Caravaggio o Ribera): él intenta captar el momento esencial del hecho que retrata sin pararse en cuestiones técnicas más allá de la armonía cromática y los efectos de la luz que transmitan esa sensación de veracidad y recogimiento tan caros a sus monacales comitentes (aunque en su soberbio San Serapio, el espacio dedicado al blanco manto del santo, en relación a la totalidad del espacio del cuadro, cumple exactamente la proporción áurea).

.....Gracias a que gozó del éxito desde sus inicios, y de que fue capaz de gestionar con eficacia y eficiencia un gran obrador/taller (primero en Llerena, posteriormente en Sevilla) desde el que atendió la gran demanda tanto local como colonial (abriría mercado con América), la producción zurbaranesca es bastante amplia. Se le atribuyen casi trescientos cuadros autógrafos, número que se ha ido incrementando constantemente a medida que se ha realizado una investigación profunda (ya que son escasos los cuadros firmados por el autor), y teniendo en cuenta que su producción americana está aún por catalogar exhaustivamente; además de otros muchos salidos de su taller y en los que el pintor de Fuente de Cantos interviniera, seguramente en su diseño, de una u otra manera. Entre tan gran producción es lógico que se produzcan altibajos, alternándose grandes obras maestras y cuadros, si no mediocres, sí de menor entidad (su serie de los Trabajos de Hércules pintados para el Casón del Buen Retiro de Madrid, de los que se duda salieran todos de su mano, figura entre lo menos excelso de su obra —nunca fue Zurbarán pintor de desnuda anatomía, ni de composiciones dinámicas).
.....En este blog, en dos entradas consecutivas, se adjuntarán unas 300 obras, todas aquellas que se han encontrado en la red con la suficiente calidad. Algunas, por su pequeño tamaño o por su defectuosa copia, no se han añadido, y de otras me ha sido imposible encontrar una copia factible de ser expuesta (caso del Cristo Crucificado sito en la Sacristía de San Juan de Marchena y el que corona el altar mayor de San Esteban de Sevilla).

.....Un último apunte. El hecho de que Zurbarán se especializara en la temática monacal se debió a la feliz confluencia de dos circunstancias: un culto y crecientemente enriquecido clero (ante todo en Sevilla, ciudad que venía gozando de una floreciente pujanza económica, producto de su carácter de núcleo gestor del comercio con el Nuevo Mundo) y una sensibilidad artística —la del pintor—, ascética y piadosa. Sin lo uno o lo otro la pintura monacal de Zurbarán (y, con ello, gran parte de su éxito profesional) muy posiblemente no hubiera tenido lugar. Se trató de una tormenta perfecta de genio artístico y clase clerical relativamente opulenta ávida de ornamentar sus templos, conventos y monasterios con las escenas más relevantes de su historia, o con representaciones del corpus católico propugnado por una Contrarreforma combatiente.
.

.....Acompañarán la Galería de Zurbarán diversos textos que nos situarán al artista en su contexto temporal, social y artístico. Uno propio —esta presentación de la propuesta dedicada al pintor de Fuente de Cantos— y otros ajenos que, o bien glosarán la vida del pintor, o bien expondrán algunas reflexiones y opiniones críticas sobre su estilo y su obra, realizadas por algunos de los más eminentes investigadores del pintor fuentecanteño. Dedicaré especial atención —y espacio— a la que, junto a María Luisa Caturla, es, a día de hoy, la mayor especialista en Zurbarán: la francesa Odile Delenda, que fuera profesora de la Escuela del Louvre y es actual investigadora del Wildenstein Institute de París, quien ha realizado la ingente tarea de reunir la primera compilación de la obra completa del pintor extremeño, en dos volúmenes: uno con la obra autógrafa (286 obras), titulado Francisco de Zurbarán, 1598-1664. Catálogo razonado y crítico. Volumen I (Madrid, 2009); y otro con las obras de grandes conjuntos realizadas con la ayuda de su obrador y las realizadas por sus principales colaboradores, de título: Zurbarán. Los conjuntos y el obrador. Volumen II (Madrid, 2010).



Francisco de Zurbarán
(1598-1664)

Apuntes biográficos y estilísticos

.....(Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664). Pintor español, hijo de un acomodado negociante vasco establecido en Extremadura desde 1582. Entre los años 1614 y 1617 aprendió la pintura en Sevilla con el poco conocido pintor Pedro Díaz de Villanueva. En este periodo tendría ocasión de conocer a Pacheco y Herrera, maestros famosos, y de establecer contactos con sus coetáneos Velázquez y Cano, aprendices como él en la Sevilla de la época. Al cabo de unos años de aprendizaje, seguramente más fecundos en diversas enseñanzas de lo que se ha venido considerando, Zurbarán volvió a su provincia natal sin someterse al examen gremial sevillano. Este último hecho le será reprochado posteriormente. Se estableció en Llerena durante once años (1617-1628), donde se casó dos veces y fue padre muy joven. Zurbarán recibía encargos de la ciudad de Llerena y de diversos conventos e iglesias de Extremadura. Desgraciadamente se han perdido casi todas las obras de su primera etapa, pero la existencia de un taller en Llerena demuestra una actividad ya considerable.

.....En 1626 los dominicos sevillanos de San Pablo contrataron a Zurbarán para pintar una serie importante de cuadros pero mal remunerada. Poco después, los mercedarios calzados de la Casa Grande de Sevilla le propusieron un sueldo tres veces superior para un encargo de ­semejante magnitud. Del conjunto de San Pablo se conservan el espléndido Crucificado (Art Institute ­Chicago), primera obra fechada en 1627, y tres magníficas figuras completas de los padres de la Iglesia (Museo de Bellas Artes de Sevilla). En dos escenas de la Vida de santo Domingo (iglesia de la Magdalena, Sevilla), como en varios cuadros del importante ciclo de la Merced Calzada, se advierte la participación de diversos asistentes. Sin embargo, el portentoso San Serapio (1628, Wadsworth Atheneum, Hartford), indudablemente autógrafo, revela las cualidades propias del joven maestro: sorprendente plasticidad de las formas, armonía de las tonalidades y sabia distribución de las luces. El Museo del Prado conserva dos de las más bellas escenas de la vida de san Pedro Nolasco, mientras que el resto se halla disperso en museos y colecciones del mundo entero.

.....En 1629, por insólita proposición del Consejo Municipal, Zurbarán se instala definitivamente en Sevilla. En dicha fecha pinta cuatro lienzos importantes para el colegio franciscano de San Buenaventura (Musée du Louvre, París, y Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde). Empieza entonces para el pintor extremeño el decenio más prestigioso de su carrera. La fuerza expresiva de su pincelada, añadida a su obediencia a la hora de satisfacer los deseos de sus comitentes, lo convierten en el mejor intérprete de la Reforma católica del siglo de oro español.
.....Recibe encargos de todas las órdenes religiosas presentes en Andalucía y Extremadura. Pinta para los jesuitas (Visión del beato Alonso Rodríguez, 1630, Real Academia de San Fernando, Madrid), para los dominicos (Apoteosis de santo Tomás de Aquino, 1631, Museo de Bellas Artes de Sevilla) y también para los conventos sevillanos de los carmelitas, los trinitarios y los mercedarios descalzos.
.....El éxito de Zurbarán culminó en 1634 con una invitación de la corte, quizá sugerida por Velázquez, para participar en la decoración del salón grande del Buen Retiro. Allí pintó Zurbarán los diez «Trabajos de Hércules» para las sobreventanas y dos grandes lienzos de batallas. Once de dichas pin­turas se conservan en el Museo del Prado.

.....De retorno a Sevilla, el maestro extremeño siguió trabajando para sus comitentes monásticos. Casi todas las pinturas de dos impresionantes series, probablemente las mejores de su producción, se han conservado. El conjunto de la cartuja de Jerez de la Frontera se halla disperso entre varios museos (Metro­politan Museum of Art, Nueva York; Museo Nacional de Poznan, Polonia; Museo de Cádiz). Los cuatro grandes lienzos del retablo mayor (AnunciaciónAdoración de los pastores, 1638, Circuncisión, 1639, y Ado­ración de los Reyes, todos en el ­Musée de Peinture et de Sculpture, Grenoble) son de una solemnidad casi litúrgica. El cromatismo resplandeciente de la indumentaria y la perfección técnica de estos lienzos pertenecen a lo mejor de su obra. De la misma calidad es la serie del monasterio de Guadalupe, único encargo importante del pintor conservado in situ. Los ocho grandes cuadros de la sacristía, pintados en Sevilla en las mismas fechas (1638-1639), representan episodios poco conocidos de la vida de los monjes jerónimos, Misa del padre Cabañuelas, Aparición del Cristo al padre Salmerón, Fray Gonzalo de Illescas escribiendo, etc. En la capilla adyacente, tres episodios de la vida de san Jerónimo están pintados hacia 1645, con un estilo tenebrista que revela la fuerte influencia de Ribera.

.....A partir de 1640, los grandes encargos van ­disminuyendo mientras que se desarrolla el mercado americano. En 1644, Zurbarán pinta, con colaboración de su obrador, un retablo para la colegiata de Zafra, y en 1655, los tres célebres lienzos apaisados de la sacristía de la cartuja sevillana de Santa María de las Cuevas (Museo de Bellas Artes de Sevilla). A mediados del siglo, Sevilla sufrió una profunda depresión económica. Una gran epidemia de peste golpeó la ciudad en 1649, reduciendo considerablemente su población. Su hijo y colaborador, Juan, muere de este «mal de contagio». Francisco de Zurbarán aumentó entonces la producción de su obrador con series de fundadores de órdenes, de santas vírgenes o de césares para el Nuevo Mundo.
.....En 1658, probablemente movido por las dificultades del mercado sevillano, se trasladó a Madrid donde pronto vinieron a instalarse su mujer y la única hija sobreviviente de este tercer matrimonio. En su última época hallamos varias obras aisladas, a menudo firmadas, que no pertenecen a ningún conjunto. Se trata de lienzos de devoción privada de pequeño tamaño y ejecución refinada. Se advierte entonces una evolución de su estilo, de modelado más suave y aterciopelado. El viejo pintor tuvo al parecer una buena clientela privada pero su salud decayó pronto (su última obra firmada es de 1662), y falleció en 1664 después de una larga enfermedad que empobreció a su familia. Sin embargo, no llegó a vivir en la miseria como se ha repetido demasiadas veces. En su testamento no se encuentra deuda alguna y deja unos muebles lujosos, aunque el resto de sus posesiones en Madrid sean más bien modestas.

.....Zurbarán es, por supuesto, el gran pintor de la vida monástica que él expresa con un realismo candoroso, y una extrema sencillez. Nadie como él ha sabido traducir con tanta precisión y exactitud los diversos hábitos conventuales. Sus retratos de monjes son de una veracidad impresionante y con escasos elementos sabe expresar los más intensos éxtasis místicos. Excluye toda grandilocuencia y toda teatralidad, incluso podemos hallar algo de torpeza en el momento de resolver los problemas técnicos de la perspectiva geométrica. Tampoco le interesan los escorzos ni la sugerencia de espacios ilusionistas a la italiana. Sus composiciones severas, rigurosamente ordenadas, alcanzan un nivel excepcional de emoción piadosa. Con respecto al tenebrismo, Zurbarán lo practicó sobre todo en su primera época sevillana, no solo en sus conocidas series monásticas sino también en obras de devoción privada.
.....Nadie le supera en la manera de expresar la ternura y el candor de los niños santos: virgencitas en éxtasis, inmaculadas muy jovencitas, niños de la espina o santas adolescentes, son otros aspectos encantadores de su talento. Su técnica excepcional para representar los valores táctiles de las telas y de los objetos hace de él un bodegonista de muy alto nivel. Bajo su pincel, los objetos sencillos alcanzan una trascendencia poética sublime (Bodegón, 1633, Norton Simon Foundation, Pasadena). Su sobriedad, la fuerza expresiva y la plasticidad de sus figuras, añadidas a sus evidentes dotes de colorista, lo sitúan en la cumbre de los maestros españoles del siglo de oro. Quizás es de todos ellos el que más conmueve nuestra sensibilidad moderna. (Odile Delenda. Web del Museo del Prado)
.

.
CALAS CRÍTICAS
La opinión de los críticos e investigadores 

1
 Sobre el estilo

.....«Representa en su obra el ideal de sincera devoción y de ascetismo que fue uno de los impulsos que actuaban en la sociedad española de la época». «Un neto extremeño; algo profundamente rural y severo.» (Lafuente Ferrari1)

.....«Está cerca de los pintores modernos por su visión de la vida, por la sequedad y la precisión a través de las cuales un alma, un alma humana, parece dispuesta a irrumpir o revelarse; está próximo a nosotros por su falta de afectación o anécdota; por su busca de medios de expresión de sobria intensidad, por el uso de ampliar áreas de colores dominantes, por su constante atención a una estructura ordenada, por la audacia contenida y el ánimo inventivo y resuelto con que suele abordar sus composiciones.» (Christian Zervos2, 1927)

.....«Uno de los artistas más originales de la escuela española de la primera mitad del sigo XVII.» (Miguel Zugaza3)

.....«Capaz de dotar lo inanimado de una intensísima vida espiritual.» (Pérez Sánchez4)

.....«Un artista cuya obra, obra de mal narrador, con desprecio de la anécdota, vinculada sólo a la forma y al espíritu de la forma, se fue haciendo, en cuanto pasaron unos pocos años por su paleta, carne de un conceptismo sereno, quizá un poco rígido, que trataba, y lo lograba, de dar con un par de figuras muy sintéticas lo que otros contemporáneos componían con mayor abundancia de miembros, gestos, ondulaciones, términos, máquinas, trucos de color». Oponiendo a todo ello Zurbarán «la lisa y recortada silueta del concepto, suprimiendo cuanto sobraba, haciéndose ceñido, apretado, anguloso, apartándose de la curva para seguir en la visión recta y precisa; era tan conceptista como pudiera serlo Baltasar Gracián, y narraba lo que le era ordenado con la precisión de nuestro más apretado prosista; o de un poeta, San Juan de la Cruz, valga por ejemplo, que hiciera la poesía sintética del alma que tiene prisa.» (Gaya Nuño5)

.....«Nuestra pintura religiosa barroca se distingue por la forma realista y concreta y, por lo general, cargada de emoción, con que expresa los temas, y de ello nos ofrece el mejor ejemplo Zurbarán en sus místicos. (...) Agrégase a esta actitud naturalista la sobriedad de la mímica española comparada con la italiana, esa gravedad que suele frenar el dibujo español al desplazar los miembros de las figuras y aminorar el interés por crear composiciones nuevas y complicadas. al abandonarse en el siglo XVII el arte de componer rafaelesco, reaparece en los pintores españoles su propia sensibilidad. Las composiciones se simplifican, y los personajes se mueven en los cuadros como en la vida ordinaria; lo que pierden en ritmo lineal y movimiento de masas, lo ganan en vida real. Salvo en artistas como Ribera y Velázquez, la composiciòn de buena parte de nuestros cuadros se distingue por esa yuxtaposición de personajes característica, por ejemplo, de Zurbarán.» (Angulo Íñiguez6)

.....En cuanto a las motivaciones del empleo del claroscuro en el barroco, apunta Osvaldo López Chuhurra7 deberse «al manifiesto deseo de explicitar una experiencia que altera la realidad (respetada en el planteamiento argumental del tema) por el empleo arbitrario de las luces y las sombras». Con ello, «el tema ha dejado de ser la "exposición" de un suceso para transformarse en la "visión" de un acontecer, en el cual se apoya el contenido expresivo de la imagen».
.....Mientras «el artista del Renacimiento concibe el espacio estático y lo apresa dentro de los límites de un esquema inmutable, el pintor barroco se pierde —con plena conciencia de sentirse perdido— en un espacio dinámico que adopta formas "mutables". La luz participa de las dos actitudes: aquella en que el espacio es forma como idea preconcebida, y esta otra, en la que se concreta y se define una vez que ha conseguido poner de relieve la "indefinición". La actitud última configura con mayor claridad la idea de un tiempo que va siendo».

.....«Así es que el estilo preciso y linealista (sic), de arista dura, que muy pronto caracterizó la obra de Zurbarán puede que acuse aquel aprendizaje minucioso que hizo a partir del dibujo incisivo de los grabados xilográficos y calcográficos de las estampas sobre las que aprendió. Y, al mismo tiempo, el fuerte sentido y concepto escultórico que caracterizó desde un principio su peculiar lenguaje, sin duda que se debe a su interés temprano por el tenebrismo, por los efectos de volumen que provoca el claroscuro, es decir los juegos de representación de la luz y la sombra, cosa que descubrió al introducirse en el mercado, en las colecciones, en las iglesias y en los talleres de Sevilla algunos originales y copias de Caravaggio y, desde luego, de Ribera.» (José Marín-Medina8)

.....Refiriéndose a las motivaciones que indujeran a Zurbarán a un (relativo) cambio de estilo en su etapa final, menos tenebrista y más colorista, más cercano a Maíno y lejano de Ribera, Odile Delendanos aduce la influencia del entorno madrileño, estimulado el artista por los nuevos pintores de la capital del reino, y animado «por el contacto con las pinturas italianas y flamencas de las colecciones reales que descubriría en la Corte, sabiendo Zurbarán expresar su personalidad grave y profunda, adecuando su estilo hacia una manera más suave y refinada, que nada debe al barroco del entorno y que confirma sus dotes de colorista y de creador».

1. Enrique Lafuente Ferrari (1898-1985): historiador del arte. Especialista en pintura española.
2. Christian Zervos (1898-1970): crítico de arte, coleccionista y editor francés. Fundó la revista Cahiers d'Art y una galería de arte en París. Editor de un catálogo razonado de la obra de Pablo Picasso.
3. Miguel Zugaza (1964-  ): historiador del arte, museógrafo. Director del Museo de Bellas Artes de Bilbao (1996-2002) y del Museo del Prado (2002-2016).
4. Alfonso Emilio Pérez Sánchez (1935-2010): historiador del arte, especializado en pintura barroca. Fue director del Museo del Prado entre 1983 y 1991.
5. Juan Antonio Gaya Nuño (1913-1976): historiador, crítico de arte y escritor. Perteneció a la Hispanic Society of New York.
6. Diego Angulo Íñiguez (1901-1986): historiador del arte, especializado en pintura española del Renacimiento y el Barroco. Director del Museo del Prado entre 1968 y 1971.
7. Osvaldo López Chuhurra (1921-2001): historiador y crítico de arte, músico y escritor argentino.
8. José Marín-Medina: escritor y crítico de arte. Miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando.
9. Odile Delenda: Graduada de l'École du Louvre, Jefa del Departamento de Pinturas del Louvre hasta 2007. Investigadora del Wildenstein Institute de París. Autora del Catálogo razonado de Zurbarán.



GALERÍA


Francisco de Zurbarán Salazar
1598-1664
.
.....Por mor de una clasificación figurativamente homogénea, las obras se agruparán siguiendo un criterio temático, en vez del más coherente cronológico (es decir, siguiendo una secuencia temporal en orden a los encargos realizados para cada comitente, habitualmente órdenes religiosas). El hecho de no disponer de una cronología completa y veraz de todas las obras aquí expuestas, me ha disuadido de este empeño cronológico. De todas formas, y siempre partiendo del criterio temático, se intentará reunir secuencial y cronológicamente las obras pertenecientes a cada encargo. 
.....Sigo, por tanto, en cada una de las dos galerías que abarca esta doble propuesta dedicada a Zurbarán, una clasificación formal que se sustanciará en los siguientes epígrafes:

GALERÍA 1 (presente post)
- EL PINTOR MONÁSTICO: dedicado a las representaciones que más han caracterizado y dado fama al pintor extremeño: las de monjes, frailes, santos y escenas de la vida de las órdenes monásticas principales de España en aquel momento, así: cartujos, dominicos, benedictinos, franciscanos, mercedarios o jerónimos.
- CRISTOS CRUCIFICADOS: que reúne la mayoría de las crucifixiones que realizara el pintor (cuatro de ellas, por no haber podido hallar copias con la suficiente calidad, no se adjuntarán. Aunque estarán, eso sí, las más célebres y celebradas).
- INMACULADAS: del mismo modo, bajo este epígrafe, se podrán hallar todas las Inmaculadas autógrafas de Zurbarán.
- SANTAS VÍRGENES: preciosista serie que exhibe un completo catálogo de diversas santas vírgenes del santoral católico, presentadas de pie, en cuerpo entero o medio cuerpo, bien de frente, bien de escorzo o de perfil, que constituye, por su rico, vistoso y bello vestuario, todo un catálogo de tejidos de moda suntuosa.

GALERÍA 2 (siguiente post)
- ESCENAS RELIGIOSAS EVANGÉLICAS: Vida de Jesús y María, Pasión, Escenas Marianas, El Bautista, etc.
- SERIES DE LOS APÓSTOLES.
- SANTOS Y ARCÁNGELES.
- SERIE DE JACOB Y SUS DOCE HIJOS: las doce tribus de israel personificadas en sus titulares.
- LOS NIÑOS DE ZURBARÁN: engloba tanto escenas religiosas como profanas, cuyos protagonistas se hallan aún en la infancia.
- SERIE DE LOS TRABAJOS DE HÉRCULES.
- RETRATOS.
- BODEGONES.
...

EL PINTOR MONÁSTICO
.
CARTUJOS

Francisco de Zurbarán - San Hugo en el refectorio, hacia 1655
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - San Hugo en el refectorio, hacia 1655
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - San Hugo en el refectorio, hacia 1655
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - La visita de San Bruno al Papa Urbano II, hacia 1630-35
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - La visita de San Bruno al Papa Urbano II, hacia 1630-35
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - La visita de San Bruno al Papa Urbano II, hacia 1630-35
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - Virgen de las Cuevas
(Cartuja de Santa María de las Cuevas, Sevilla)
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - Virgen de las Cuevas
(Cartuja de Santa María de las Cuevas, Sevilla)
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - Virgen de las Cuevas
(Cartuja de Santa María de las Cuevas, Sevilla)
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - Apoteosis de San Bruno, 1637-39
Museo de Bellas Artes de Cádiz
.
Francisco de Zurbarán - San Bruno, 1637-39
Museo de Bellas Artes de Cádiz
.
Francisco de Zurbarán - Beato John de Houghton, 1637-39
Museo de Bellas Artes de Cádiz
.
Francisco de Zurbarán - Beato John de Houghton, 1637-39
Museo de Bellas Artes de Cádiz
.
Francisco de Zurbarán - San Bruno de Colonia
.
Francisco de Zurbarán - El Beato Cardenal Nicolás Albergati 
(Cartuja de la Defensión, Jerez)
Museo de Bellas Artes de Cádiz 
.
Francisco de Zurbarán - San Hugo, Obispo de Grenoble 
Museo de Bellas Artes de Cádiz
.
Francisco de Zurbarán - San Antelmo, 1638
Museo de Bellas Artes de Cádiz
.
Francisco de Zurbarán - San Antelmo, Obispo de Belley
.
Francisco de Zurbarán - Retablo Mayor de la Cartuja de Nuestra Señora de la Defensión,
Jerez de la Frontera, Cádiz.
[Retablo destruido durante la Guerra de la Independencia, y expoliadas sus pinturas por las tropas
napoleónicas del mariscal Soult. Reconstrucción probable, realizada por Walter Liedtke)]
.



MERCEDARIOS

Francisco de Zurbarán - Visión de san Pedro Nolasco
Museo del Prado
.
Francisco de Zurbarán - Aparición de la Virgen a San Pedro Nolasco
Colección Privada, Galería Coatalem
.
Francisco de Zurbarán - Aparición de san Pedro a san Pedro Nolasco
Museo del Prado
.
Francisco de Zurbarán - San Pedro Nolasco asistido por dos ángeles
.
Francisco de Zurbarán - Saint Peter Nolasco Recovering the Image of the Virgin, 1630
Cincinnati, Art Museum
.
Francisco de Zurbarán - La rendición de Sevilla, 1634
.
Francisco de Zurbarán - Virgen de la Merced con dos mercedarios
.
Francisco de Zurbarán - San Serapio, 1628
Wadsworth Atheneum, Hartford, Estados Unidos
.
Francisco de Zurbarán - San Serapio, 1628
Wadsworth Atheneum, Hartford, Estados Unidos
.
Francisco de Zurbarán - Fray Francisco Zumel
.
Francisco de Zurbarán - Fray Hernando de Santiago, c. 1628-33
.
Francisco de Zurbarán - Fray Jerónimo Pérez, hacia 1633
.
Francisco de Zurbarán - Fray Pedro de Oña
Real Academia de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - Fray Pedro Machado 
Real Academia de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - San Carmelo, 1630
(Convento de la Merced Calzada)
.
Francisco de Zurbarán - San Carmelo, Obispo de Teruel
.
Francisco de Zurbarán - San Pedro Pascual, 1630
(Convento de la Merced Calzada)
.


FRANCISCANOS

San Francisco de Asís

Francisco de Zurbarán - La Porciúncula, 1630 (San francisco de Asís y el milagro de las rosas)
Museo de Bellas Artes de Cádiz
(Se llama La Porciúncula a la capilla de Santa María de los Ángeles, cerca de Asís,
reconstruida por San Francisco y que se convertiría en la Casa Madre de la Orden)
.
Francisco de Zurbarán - San Francisco de Asís según la visión del papa Nicolás V, 1640
(Museo Nacional de Arte de Catalunya)
.
Francisco de Zurbarán - San Francisco de Asís según la visión del papa Nicolás V, 1640
(Museo Nacional de Arte de Catalunya)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis
(Musée des Beaux-Arts de Lyon)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis
(Musée des Beaux-Arts de Lyon)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis, 1640-45
(Museum of Fine Arts, Boston)
.

Francisco de Zurbarán - Saint Francis of Assisi in His Tomb, 1630-1634
(Milwaukee Art Museum)
.
Francisco de Zurbarán - San Francisco de Asís en su tumba
(Milwaukee Art Museum)
.
Francisco de Zurbarán - San Francisco de Asís en su tumba (detalle)
(Milwaukee Art Museum)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis of Assisi in His tomb
(Saint Louis Museum of Arts)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis Contemplating a Skull, 1633 - 1635
(Saint Louis Art Museum)
.
Francisco de Zurbarán - San Francisco de Asís en su tumba
(Hermitage Museum, Saint Petersburg)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in meditation
(Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(Museum Kunst Palast, Düsseldorf)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(Museum of art Indianapolis)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(Museum of art Indianapolis)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(National Gallery of London)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(National Gallery of London)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(Norton Simon Museum, Pasadena, CA)
.

Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(Norton Simon Museum, Pasadena, CA)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation, 1635-1640
(Mexico City, Museo Soumaya)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation, c 1635
(Timken Museum of Art, San Diego)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis Kneeling
(Collection Adolfo Nobili, Milán)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation
(National Gallery of London)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in Meditation (detalle)
(National Gallery of London)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis of Assisi in Prayer, 1650-55
(Galería Caylus, Madrid)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis of Assisi in Prayer, 1650-55
(Galería Caylus, Madrid)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis in oration, 1641
(Col. Plácido Arango)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Francis of Assisi in Prayer
(Christie's)
.
Francisco de Zurbarán - San Francisco arrodillado con una calavera en las manos, 1658
(Munich, Alte Pinakothek)
.
Francisco de Zurbarán - St Francis of Assisi Receiving the Stigmata
(Museo de Soumaya, México)
.

SAN BUENAVENTURA

Francisco de Zurbarán -  La Elección del Papa, San Buenaventura en el Concilio de Lyon
(San Buenaventura y el ángel), 1629
Staatliche Dresden
.
Francisco de Zurbarán -  La Elección del Papa, San Buenaventura en el Concilio de Lyon
(San Buenaventura y el ángel), 1629
Staatliche Dresden
.
Francisco de Zurbarán -  La Elección del Papa, San Buenaventura en el Concilio de Lyon, 1629
(Musée du Louvre)
.
Francisco de Zurbarán - La Elección del Papa, San Buenaventura en el Concilio de Lyon, 1629
(Musée du Louvre)
.
Francisco de Zurbarán - San Buenaventura y Santo Tomás, 1629
 (Iglesia de San Francisco el Grande (Madrid)
.
Francisco de Zurbarán - Exposición del cuerpo de San Buenaventura, 1629
(Museo del Louvre)
.
Francisco de Zurbarán - Exposición del cuerpo de San Buenaventura, 1629
(Museo del Louvre)
.
Francisco de Zurbarán - Exposición del cuerpo de San Buenaventura, 1629
(Museo del Louvre)
.
Francisco de Zurbarán - Exposición del cuerpo de San Buenaventura, 1629 (detalle)
(Museo del Louvre)
.

Otros franciscanos

Francisco de Zurbarán - San Antonio de Padua con el Niño Jesús
.
Francisco de Zurbarán - The Vision of St. Anthony of Padua, ca. 1630
(Kresge Art Museum, Michigan State University)
.

Francisco de Zurbarán - Apparition of the Child Jesus to Saint Anthony of Padua, c 1627-1630
(São Paulo, Museum of Art)
.
Francisco de Zurbarán - San Antonio de Padua
.
Francisco de Zurbarán - San Diego de Alcalá, h 1640
(Museo Lázaro Galdiano)
.
Francisco de Zurbarán - San Diego de Alcalá, h 1640
(Museo Lázaro Galdiano)
.
Francisco de Zurbarán - San Diego de Alcalá
.
Francisco de Zurbarán - San Jacobo de la Marca, 1659-60
 (Museo del Prado)
.
Francisco de Zurbarán - San Jacobo de la Marca, 1659-60
(Museo del Prado)
.


DOMINICOS

Francisco de Zurbarán - Milagrosa Curación del Beato Reginaldo de Orleans, 1626
(Iglesia de Santa María Magdalena —San Pablo el Real, Sevilla)
.
Francisco de Zurbarán - Milagrosa Curación del Beato Reginaldo de Orleans, 1626
(Iglesia de Santa María Magdalena —San Pablo el Real, Sevilla)
.
Francisco de Zurbarán - Santo Domingo en Soriano, 1626
 (Parroquia de santa María Magdalena, Sevilla)
.
Francisco de Zurbarán - Santo Domingo en Soriano, 1626
 (Parroquia de santa María Magdalena, Sevilla)
.
Francisco de Zurbarán - Apoteósis de Santo Tomás de Aquino, 1631
(MBASE)
.
Francisco de Zurbarán - Apoteósis de Santo Tomás de Aquino, 1631
(MBASE)
.
Francisco de Zurbarán - Santo Domingo de Guzmán
(Liria, Fundación Casa de Alba)
.
Francisco de Zurbarán - El beato Enrique Susón, 1.636-38
(Convento santo Domingo de Portacoeli)
.
Francisco de Zurbarán - El beato Enrique Susón, 1.636-38
(Convento santo Domingo de Portacoeli)
.
Francisco de Zurbarán - El beato Tomás de Zumárraga, 1630-35
.
Francisco de Zurbarán - Saint Louis Bertrand, ca. 1636-38
(Museo de Bellas Artes de Sevilla)
.

Francisco de Zurbarán - Saint Louis Bertrand, ca. 1636-38
(Museo de Bellas Artes de Sevilla)
.
Francisco de Zurbarán - San Pedro (de Verona) Mártir
.


JERÓNIMOS

Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_The Charity of Fray Martín de Vizcaya, 1639
Real Monasterio de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_Fray Diego de Orgaz vanquishing temptations, 1639
Real Monasterio de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_The Vision of Fray Pedro de Salamanca
Real Monasterio de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_Fray Juan de Carrión awaiting death in prayer
Real Monasterio de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_Fray Gonzalo de Illescas
Real Monasterio de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_Fray Gonzalo de Illescas
Real Monasterio de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_La Misa de Fray Pedro de Cabañuelas
(Real Monasterio de Guadalupe)
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_The Vision of Fray Andrés Salmerón, 1639-1640 Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Ciclo de los Jerónimos_The Vision of Fray Andrés Salmerón, 1639-1640 Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe
.
Francisco de Zurbarán - Saint Jerome with Saint Paula and Saint Eustochium, 1640-50
National Gallery of Art, Washington
.


OTRAS ÓRDENES

 Francisco de Zurbarán - Visión de San Alonso Rodríguez, 1630
(Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid)
.
Francisco de Zurbarán - Visión de San Alonso Rodríguez, 1630 (detalle)
(Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Benedict, 1640-45
.
Francisco de Zurbarán - San Juan de la Cruz, 1656
Katowice, Archdiocesan Museum
.
Francisco de Zurbarán - San Pedro Tomás
Museum of Fine Arts of Boston
.


CRUCIFIXIONES

Francisco de Zurbarán - Cristo en la Cruz, 1627 
(Instituto de Arte de Chicago)
Francisco de Zurbarán - Cristo en la Cruz, 1627 
(Instituto de Arte de Chicago)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo crucificado, 1.635
(MBASE)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo crucificado, 1.638-40
(Colección Masaveu, Oviedo)
.
.
Francisco de Zurbarán - Cristo en la Cruz, c 1650
(Museo del Hermitage. San Petersburgo. Rusia)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo muerto en la Cruz
(Iglesia de la Granada, Llerena)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo muerto en la Cruz
(Iglesia de la Granada, Llerena)
.
Francsico de Zurbarán- Cristo crucificado con un donante
(Museo del Prado)
.
Francisco de Zurbarán - Christ on the Cross
(Museo Thyssen-Bornemisza)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo crucificado, 1.630-40
(MBASE)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo crucificado, 1.630-40
(MBASE)
.
Francisco de Zurbarán - Crucifixión, c 1630
(Museo de Arte de Ponce, Puerto Rico)
.
Francisco de Zurbarán - Jesús crucificado expirante, hacia 1630-40
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - Jesús crucificado expirante, hacia 1630-40
Museo de Bellas Artes de Sevilla
.
Francisco de Zurbarán - The crucified Christ with Saint John, Mary Magdalene and the Virgin, 1655
(Private Collection)
.
Francisco de Zurbarán - Cristo crucificado, con un pintor (San Lucas, él mismo), 1630-39
(Museo del Prado)
.
Francisco de Zurbarán (Taller) - Cristo crucificado
(MET)
.
Francisco de Zurbarán (Taller) - Cristo crucificado
(MET)
.


INMACULADAS

Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1630–1635
(Museo del Prado)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción niña, 1630 (Concepción de Jadraque)
(Museo Diocesano de Arte Antiguo Sigüenza, en Guadalajara)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción niña, 1630 (Concepción de Jadraque)
(Museo Diocesano de Arte Antiguo Sigüenza, en Guadalajara)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción niña, 1656
(Colección Plácido Arango)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción niña, 1656
(Colección Plácido Arango)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1630
(Museo Lázaro Galdiano (Madrid)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1630
(Catedral de Sevilla)
.
Francisco de Zurbaran - Inmaculada Concepción, 1660
(National Gallery of Ireland)
.
Francisco de Zurbaran - Inmaculada Concepción, 1660
(National Gallery of Ireland)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1632
(Museo Nacional de Arte de Cataluña)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1632
(Museo Nacional de Arte de Cataluña)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1635
(Ayuntamiento de Sevilla)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1635-37
(San Juan Bautista de Marchena)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1635-37
(San Juan Bautista de Marchena)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1636
(Colección Particular)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1640
(Museo Cerralbo)
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1661
(Szépmüvészeti Múzeum (Budapest))
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1661
(Szépmüvészeti Múzeum (Budapest))
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción, 1661
(Eglise Saint Gervais et Saint Protais (Langon))
.
Francisco de Zurbarán - Inmaculada Concepción 1625
[Colección Joaquín Rivero (Bodegas Tradición), Jerez]
.
Francisco de Zurbarán - La Inmaculada Concepción con San Joaquín y Santa Ana, 1638
(National Gallery (Edimburgo)
.
Francisco de Zurbarán - La Inmaculada Concepción con San Joaquín y Santa Ana, 1638
(National Gallery (Edimburgo)
.
Francisco de Zurbarán - La Inmaculada Concepción, 1632
(Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona)
.
Francisco de Zurbarán - La Inmaculada Concepción, 1632
(Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona)
.
Francisco de Zurbarán - La Inmaculada Concepción, 1632
(Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona)
.


SANTAS VÍRGENES

Francisco de Zurbarán -  Santa Marina de Aguas Santas
(Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Catherine of Alexandria, c. 1635-40
.
Francisco de Zurbarán - Saint Dorothea, c. 1648
.
Francisco de Zurbarán - Santa Apollonia of Antioquia
.
Francisco de Zurbarán - Santa Apollonia of Antioquia
.
Francisco de Zurbarán - Santa Apollonia of Antioquia (detalle)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Bárbara, h 1650
(Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Casilda, c 1635
(Museo Thyssen-Bornemisza)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Catalina
(Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Águeda
.
Francisco de Zurbarán - Santa Águeda (detalle)
.x
Francisco de Zurbarán - Santa Catalina de Alejandría, 1635-40
.
Francisco de Zurbarán - Santa Catalina de Alejandría, 1635-40
.
Francisco de Zurbarán - Santa Dorotea, 1640
(MBASE) (Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Engracia, 1640-50
(Hospital de las Cinco Llagas)
.

Francisco de Zurbarán - Santa Eufemia, 1637
(Palazzo Bianco (Musei di Strada Nuova, Genova)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Eulalia de Mérida, 1640-50
(Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Inés, 1640-50
(Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Isabel de Hungría, 1640-50
.
Francisco de Zurbarán - Santa Isabel de Portugal, 1630-35
.
Francisco de Zurbarán - Santa Margarita de Antioquía
(National Gallery of Art, London)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Margarita de Antioquía
(National Gallery of Art, London)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Matilda, 1640-50
(Hospital de las Cinco Llagas)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Rufina, 1635-40
(National Gallery of Ireland, Dublin)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Rufina, 1638-1642
(Hispanic Society of America (New York)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Úrsula, 1641-58
.
Francisco de Zurbarán - Santa Úrsula, 1641-58
.
Francisco de Zurbarán - Santa Úrsula_2
.
Francisco de Zurbarán - Santas Justa y Rufina
(Kingston Lacy Estate, Dorset  National Gallery of Ireland, Dublin)
.
Francisco de Zurbarán - Saint Lucy
(National Gallery of Art, Washington)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Catalina de Alejandría, 1635-40
.
Francisco de Zurbarán - Santa Eufemia
.
Francisco de Zurbarán - Santa Isabel de Hungría, 1635-40
.
Francisco de Zurbarán - Santa Marina de Aguas Santas, 1640-50
(Museo Thyssen Bornemisza)
.
Francisco de Zurbarán - Santa Rufina, c 1640
(The Fitzwilliam Museum, University of Cambridge, UK)
.